martes, 29 de diciembre de 2015

¿Amigos?



Pasa una página del tema que está estudiando. La lee, intenta entenderla y memorizarla. Nada. No entiende ni una palabra de lo que pone, además, su profesor hace lo contrario a lo que pone. No sabe ni para qué se molesta en estudiarse la teoría. Resopla y se mete un mechón de pelo que se le ha salido del moño detrás de su oreja. Se quita las gafas y se las limpia con su camiseta. Sigue sin entender cómo las gafas pueden mancharse tanto. Es algo que nunca entenderá, que venga alguien y se lo explique.

martes, 20 de octubre de 2015

Soñando contigo



Estamos aquí tumbados en el césped. Bajo la luna y las estrellas. Observándolas. Pero en realidad solo tengo ojos para ella. 

domingo, 20 de septiembre de 2015

Demasiado tarde



Cierra su cuaderno, se recoge el pelo en un moño y pone música a reproducir en su portátil. Está demasiado cansada como para seguir estudiando, además son las once de la noche y le apetece bastante descansar y relajarse un rato.
Se mete en su carpeta de música y selecciona Marvin Gaye de Charlie Puth ft Meghan Trainor. Empieza a cantar y su móvil vibra. Un mensaje de WhatsApp. Coge el móvil rápidamente, pensando que es su mejor amiga, pero es su ex.

            Ella y su ex tienen una relación de amistad medianamente normal, se llevan bastante bien y no paran de bromear. Él intenta ocultar que después de estar un año separados aún siente algo por ella, pero ella no es tonta y lo sabe, aunque ella le tiene bastante cariño a él. Abre el chat y lee el mensaje.

sábado, 29 de agosto de 2015

Cero a la izquierda



-Oye, ¿quedamos mañana?
-No puedo, tengo que hacer un trabajo para el curso.
-¿Qué curso?
-Pues el que te dije que empecé a hacer en Septiembre.
-No, no me dijiste nada.
-Ah, pues yo creía que sí.
-¡Si es que nunca me cuentas nada! Vaya amigo que tengo que nunca me cuentas nada y siempre te lo tengo que sacar todo con cucharón, es más, ni siquiera me hablas tú. Tengo que ir siempre yo detrás de ti hablándote y diciéndote de quedar. Pues, ¿sabes qué? Ya me he cansado de ir detrás de la gente, parezco un cero a la izquierda. Cuando quieras algo, ya sabes dónde encontrarme.

domingo, 16 de agosto de 2015

Booktrailer


¡Ya está disponible el booktrailer de Dulce Decisión #dulceiners! 

Y no olvidéis que también tenéis disponible como fue el rodaje y... ¡las tomas falsas! Seguro que os reís con las tomas falsas tanto como nosotros rodando.
















viernes, 14 de agosto de 2015

Rodaje

¡Hola a tod@s! 



El día 11 de Agosto nos dedicamos a rodar el booktrailer de Dulce Decisión, tras algún que otro quebradero de cabeza con el guión. El booktrailer fue dirigido por Alberto Martín, quien también hizo el guión. 

jueves, 6 de agosto de 2015

Antes



Se tumba en su cama mientras escucha música. Suspira. Echa de menos a su novio que está de vacaciones. Aunque, ella está triste. Siente que ya nada es como antes, ahora es diferente. Al principio, todo era muy bonito. Antes su novio era más romántico, más atento con ella y subía fotos continuamente con ella a Instagram. Ahora, ya no es tan romántico y sube fotos de ellos a Instagram una vez al año, pero de su perro las sube constantemente.

martes, 28 de julio de 2015

La vida universitaria



Hace dos años…

            Es la primera vez que piso la universidad y estoy nerviosa. Hoy solo toca la presentación, pero allí estará toda la gente que va a mi clase, se supone. Atravieso las puertas que llevan al edificio departamental, guiada por mi novio, porque no tengo ni idea de a dónde tengo que ir, ni nada por el estilo.
            Hay un montón de gente, muchos grupos charlando. Y yo aquí sola. ¿Esta gente ya se conocía o se acaban de conocer? En fin… Nos llaman, me despido de mi novio y entramos en el salón de actos. Vaya, hay demasiada gente. Acabo de ver un sitio libre, pues allí que voy a sentarme.

            Me duele el culo de estar sentada y esto es un coñazo. Por fin acaban de finalizar la presentación, me levanto y salgo fuera del salón de actos. Mi novio se acerca a mí y me da un beso.

domingo, 26 de julio de 2015

Segunda oportunidad



Raquel no para de dar vueltas por la habitación. Aún está indecisa, no sabe si llamar a su ex mejor amiga o no. No sabe qué hacer y eso la está poniendo de los nervios. Suspira y se deja caer en su silla del escritorio. Empieza a girar en su silla, mirando el móvil fijamente.

            Lleva sin hablarse con su mejor amiga, María, desde hace dos años por una estupidez que ella hizo. Traicionó a su mejor amiga sin darse cuenta, contando sus secretos, y ahora lo está pagando demasiado caro. Dos años sin tener contacto ninguno con ella, ni siquiera la ha visto por la calle. No sabe ni qué aspecto tiene ahora.

miércoles, 15 de julio de 2015

Carta a mi ex mejor amiga



“Querida ex mejor amiga:

Te llamo ex mejor amiga, porque antes solías ser mi mejor amiga, hasta que me traicionaste contando mis secretos vete tú a saber a cuánta gente y diciendo mentiras sobre mí. Para mí, esa es una de las mayores traiciones que te puede hacer una persona a la que quieres, en la que confías y que era como una hermana. Decidiste cagarla, echar una amistad desde la infancia por la borda, está bien.

La verdad, mentiría si dijera que no me acuerdo de ti constantemente, que no te echo de menos, que no recuerdo tu actor favorito, las cosas que odias, esos gestos que hacías cuando olías algo que no te gustaba…
Ahora, envidio a la gente que habla de su mejor amiga de la infancia y que siguen siendo mejores amigas en la actualidad, porque gracias a ti, yo ya no tengo de eso. Solo tengo recuerdos…

lunes, 6 de julio de 2015

Gracias, amiga



“Yo no sé si te merezco, solo sé que aun deseo  que le des luz a mi vida en los días de neblina”

Ella canta la canción de Juanes, Me enamora, mientras limpia el polvo de la habitación. Es imposible estarse quita y no empezar a bailar al son de esta canción mientras está pasando el plumero por su estantería de películas y de vez en cuando lo usa como micrófono.

-¡Me enamoraaaaaaa! Tararara ¡Sin ti mi vida no tiene sentidoooooo!

De repente, suena un pitido que viene de su móvil. Es el WhatsApp. Deja el plumero encima de su cama y va al escritorio. Coge el móvil y lo desbloquea. Es Luis, el novio de su mejor amiga. Suspira. Ya no sabe cómo manejar esta situación. Abre el mensaje y lo lee, aunque más o menos ya sabe qué dice el mensaje.

-Hola, nena. ¿Quedamos esta tarde? Te echo de menos.-escribe Luis acompañado de un guiño y un corazón.

domingo, 5 de julio de 2015

Capítulo 2

Al día siguiente, Lucas se levanta más temprano que de costumbre. Mira el despertador, con los ojos entreabiertos, y ve que marca solamente las nueve menos cuarto. Por lo menos, tendrá tiempo de sobra para recoger la casa antes de que sus padres lleguen de visitar a su hermana mayor, Laura.
A las once suena su móvil. Va como una bala con la esperanza de que sea Ana y saber algo de ella, pero, para su decepción, es Óscar, su mejor amigo.
-Dime -dice al contestar la llamada.
-Capullo, esta tarde hemos quedado Carlos, Rubén y yo en mi casa para jugar a las cartas -le informa.- ¿Te vienes?
-Sí. Supongo que sí -responde desanimado.
-¿Sigues sin saber nada de Ana? No entiendo por qué no quiere hablar contigo si estabais bien antes de que se marchara.
-Sí, pero Raquel habla con ella. No sé qué coño está pasando aquí. Cada vez entiendo menos, tío -confiesa despeinándose.
-Seguro que se le habrá pasado, ya sabes que es muy despistada.
-Bueno, da igual. ¿A qué hora?
- A las cinco y media.
-De acuerdo.
-Adiós -se despide.
-Adiós.
Lucas cuelga el teléfono y se dirige al ordenador. Enciende el ordenador, abre el explorador de internet e inicia sesión en Facebook. Busca a Ana, pero allí tampoco está conectada. Ya nada le sorprende.
De repente, suena el timbre. Lucas abre la puerta sin mirar quién es, y ahí están. Sus padres acaban de llegar a casa.
-Hola, hijo. Ya hemos vuelto -anuncia su padre dejando la maleta en el suelo.
-Con lo bien que estaba sin vosotros -bromea, antes de recibir un abrazo de su padre.
-Seguro que nos has echado mucho de menos.
-A ti precisamente no, a mamá sí, pero por la comida solo.
-Deja de bromear, muchacho -ríe-. Anda, ayúdame con la maleta que parece que llevamos un muerto aquí dentro de todo lo que pesa.
-¿Y mamá? -pregunta asomándose al rellano.
-Ahora viene, ha ido a comprar el pan para comer.
Cinco minutos después, su madre aparece en casa con las barras de pan metidas en una bolsa.
-Hola. ¿Qué tal has estado en nuestra ausencia? -pregunta María, la madre de Lucas, dándole un beso en la mejilla.
-Bien, me las he ido apañando. ¿Qué tal os lo habéis pasado? -pregunta sentándose en una silla de la cocina.
-Bastante bien, la verdad.
-¿Qué tal está Laura?
-Bien, muy contenta. No entiendo por qué no te quisiste venir -protesta poniendo los brazos en jarras.
-Simplemente, porque la vi hace poco y tenía ganas de estar en casa, nada más.
-¿No sería que tenías ganas de estar con Ana? -pregunta con cara pícara.
-Imposible. Se fue de vacaciones el mismo día que vosotros y todavía no ha vuelto.
-¿Y qué tal se lo está pasando en Francia?
-Si lo supiera te lo diría, pero como no lo sé… -resopla.
-¿No la has llamado? -suelta frunciendo el ceño.
-Si fuera eso… La he llamado un montón de veces y no me coge el teléfono y no sé por qué. -suelta cabreado y dando un golpe en la mesa.
-A lo mejor no lo ha oído.
-Ya, seguro…
-Por cierto, el segundo trimestre no lo harás en este instituto.
-¿Entonces? ¿Ya nos mudamos?
-Sí. Ya estás en otro instituto y nos mudaremos dos días antes de que empieces el instituto.
-Vale. Menos mal que a donde vamos no está muy lejos de aquí. -opina haciendo una mueca. No le hace gracia mudarse de nuevo.
-Seguiremos estando en Madrid, y solo tardarás quince minutos en llegar aquí.
-Lo sé. Voy a volver a llamar a Ana a ver si esta vez tengo más suerte.
Lucas sube a su habitación, coge el móvil, busca en la agenda el número de su novia y le da al botón de llamar. No obtiene respuesta y salta el contestador. Cuelga. Suspira y se pasa las manos por el pelo. Decide volver a llamar a su novia y si esta vez no le contestaba le dejará un mensaje en el buzón de voz.
Un pitido tras otro… cuando está totalmente desesperado y cree que no le va a contestar, alguien descuelga al otro lado. Pero no es Ana precisamente.
-Diga -dice una voz masculina con tono francés al otro lado del móvil.
-¿Ana? -pregunta incrédulo.
-Espera un momento. Ahora mismo se pone.
Lucas escucha la conversación que tienen el chico francés y Ana, entre susurros, hasta que ella, por fin, parece que se acerca a coger el teléfono.
-Cariño, es para ti -anuncia el chico.
-¿Quién es? -pregunta.
-No lo sé. Es un chico -responde encogiéndose de hombros.
-¿Un chico? -pregunta alarmada y corriendo hacia el teléfono-. Te dije que no cogieras mi teléfono, idiota.
Ana le arrebata el móvil de las manos al chico, mira quién llama y como suponía, comprueba que es Lucas. Suspira. La acaba de pillar engañándole con un francés. Va a perder a Lucas para siempre y lo sabe.
-Hola, Lucas -saluda fingiendo que está contenta, cuando en realidad está muy nerviosa.
-¿Cariño? -gruñe-. ¿Ese tío te acaba de llamar cariño?
-Oye, mira… no es lo que parece -intenta mentirle.
-Sí es lo que parece, porque da la casualidad de que tú eres así. Quieres ligar con todos sin importarte los demás. Te vas una semana y me engañas con un francesito – le grita dando vueltas en su habitación.
-Lucas, escucha.
-¿Qué quieres que escuche? ¿Cómo ocurrió? -pregunta en tono sarcástico, negando con la cabeza-. Déjalo. Olvídate de mí.
-Pero… Lucas -dice lloriqueando.
-Solo llamaba para ver qué tal estabas y decirte que me mudo. Me va venir bien mudarme y todo, así te olvido para siempre. Adiós.
-Pero…

Lucas no duda un instante y cuelga el móvil. En realidad, él sabía que eso ocurriría algún día, bueno, lo presentía más bien. Todo el mundo se lo había advertido, pero él como un tonto no les había hecho ni el mínimo caso. En ese momento, recuerda lo que pensó de ella cuando la miró por primera vez a los ojos, que seguramente era una chica que le gustaba jugar con los sentimientos de los demás. No se equivocó.

lunes, 22 de junio de 2015

Biografía

Teresa Moreno, nací en la ciudad de Madrid en 1995, enamorada de los libros y estudiante de Ingeniería Informática en la Universidad Rey Juan Carlos.

Me encanta leer, tanto libros de intriga como los de romántica, pero los que realmente me gustan, a la hora de escribirlos y leerlos, son los del género new adult.

Desde pequeña he escrito relatos cortos, pero empecé a escribir mi primer libro, Dulce Decisión, a la edad de dieciséis años.

Actualmente, compagino mis estudios con la escritura de la segunda parte de Dulce Decisión: Lo siento, pero te quiero



viernes, 29 de mayo de 2015

Contactar

Si queréis contactar conmigo podéis hacerlo a través de mi Twitter: @Teresa_MorenoG, a través de mi Facebook: Teresa Moreno o a través de mi correo: teresa_morenog@hotmail.com
¡Os contestaré a la mayor brevedad!

jueves, 28 de mayo de 2015

Lo siento, pero te quiero

Lo siento, pero te quiero. 
Así se llamará la segunda parte de la trilogía Dulce Decisión.
En ella encontraréis más amores, desamores, secretos y mentiras. Si te gustó y te enganchó “Dulce Decisión”… ¡No puedes perderte “Lo siento, pero te quiero”!
Aún no está acabada, pero iré adelantando detalles poco a poco aquí, en la página de Facebook y en Twitter con #Dulce Decisión, #DulceDecisión2 y #LoSientoPeroTeQuiero

Capítulo 1

Son las nueve de la noche cuando Lucas enciende el ordenador para ver si Ana, su novia, está conectada. Pero como siempre, se equivoca y su novia no está conectada. Al comprobar que no está, decide apagar el ordenador, pero en ese instante se conecta Raquel, la mejor amiga de Ana.
-Hola, Raquel.
-Hola, Lucas.
-¿Qué tal?
-Bien, ¿y tú?
-Bien. ¿Sabes algo de Ana? -pregunta impaciente.
-Sí. He hablado con ella esta tarde y dice que está bien.
-¿Sabes por qué no me contesta a los mensajes ni a las llamadas?
-No. No me ha dicho nada sobre ti, lo siento.
-No pasa nada, no te preocupes -escribe decepcionado-. ¿Cuándo hables con ella puedes decirle que me llame?
-Claro, se lo diré.
-Gracias. Es que tengo que decirle algo importante.
-De nada.
-Bueno, te dejo. Adiós.
-Adiós.
Después de esta conversación, Lucas decide apagar el ordenador e irse a cenar.
Baja las escaleras del chalet en el que vive, abre la nevera, saca un poco de jamón serrano, una barra de pan y se hace un bocadillo.
Coge el bocadillo, una lata de coca-cola, servilletas, un vaso y se sienta en el sofá del salón mientras ve el telediario.
A las doce de la noche apaga el televisor, sube a su habitación y se pone el pijama de invierno que le había regalado su madre el año pasado por navidad. El pantalón es azul oscuro y la camiseta blanca, con la palabra boy en el centro. Lucas lo odia, pero no había más remedio que ponérselo, total, tampoco iba a tirarlo.
Desconecta el iPod del ordenador y se tumba en la cama pensativo con los auriculares puestos y la música a todo volumen. A sus dieciséis años tiene una novia de la que no sabe nada de ella desde que se fue de vacaciones de navidad a Francia, quién se lo iba a decir a él…
Está preocupado, no sabe el motivo de por qué no responde a sus llamadas ni a sus mensajes, si ni siquiera han discutido. Parece que, simplemente, no quiere hablar con él. Sabe que ella está bien, pero lo sabe a través de Raquel, no por ella misma. Todo esto le parece tan extraño… Necesita contarle que por problemas económicos debe mudarse de ciudad en breve y conocer su opinión, pero parece que eso hoy tampoco va a suceder.  Ya casi lo da por misión imposible. El día que le responda las llamadas o los mensajes será un milagro.
Mientras Lucas escucha 21 guns de Green Day no puede evitar que algunos recuerdos lleguen a su mente.
Recuerda el primer día de instituto. Aquel día que pasó a la clase de 4º de la ESO y conoció a Ana, su actual novia.
Él era nuevo en el instituto aquel año, dado que se acababa de mudar a una ciudad de Madrid, porque cambiaron a su padre de trabajo. No se fijó en Ana hasta que ella se acercó a él y se presentó.
Ana era delgada, alta y muy pálida de piel. En sus ojos color miel se podía ver que era una chica que le gustaba ligar con todos, aunque también se veía que era una chica sincera. Tal vez, lo único bueno que tenía ella. Pero había algo que nada más verla le llamó la atención y le gustó. Nunca supo el qué. Tal vez su sonrisa, porque también parecía sincera.
Aquel día ella llevaba su pelo rubio suelto y rizado, una camiseta blanca de manga corta con escote en pico, unos vaqueros negros ajustados y unas manoletinas negras a juego.
-¡Hola, soy Ana! -exclamó con una gran sonrisa en la cara cuando estuvo junto a él.
-Hola, soy Lucas -se presentó él sonriendo.
-Ven -le ordenó-. Voy a presentarte a mi amiga Raquel.
Ana agarró la mano de Lucas, sin que él se lo esperara, y, prácticamente, lo arrastró hacía la silla en la que estaba sentada Raquel.
Raquel era de la misma altura que Ana, delgada, tenía la piel morena, el pelo corto, con flequillo hacía un lado y moreno, y ojos azules claros, igual que el agua del mar.
A Lucas le dio la impresión de que Raquel era una chica sincera y muy divertida, pero no tan atrevida como Ana. Que Raquel no fuera tan atrevida le gustaba, pero en realidad, Ana le gustaba mucho más.
Raquel llevaba una camiseta azul ajustada, unos pantalones de color negro, también ajustados y unas Converse azules.
-Rachel, él es Lucas -presentó Ana a ambos.
-Hola, soy Raquel -saludó tímidamente.
-Rachel para los amigos -bromeó Ana.
-Hola, soy Lucas.
-¿Te vienes con nosotras en el recreo? -preguntó Ana muy interesada en la respuesta, mirándole fijamente a los ojos.
-Claro -responde encogiéndose de hombros.
El siguiente recuerdo que invade su mente fue el día que le pidió salir a Ana. Fue justo dos semanas después de haberla conocido, mientras estaban dando una vuelta durante el recreo.
-Ana, ¿puedo hablar contigo un momento? -preguntó, tocándole el brazo, un poco nervioso por saber la respuesta.
-Sí, claro. Dime.
-A solas.
-Está bien -asintió-. Damos una vuelta los dos solos y me dices lo que sea que me tengas que decir.
Se alejaron de Raquel y Lucas cogió la mano de Ana tímidamente, algo que, al parecer, no le molestó a ella.
-Te lo tengo que decir, no aguanto más callándome esto -confesó sonrojándose un poco, aunque ella no le estaba mirando a la cara, si no a sus manos entrelazadas.
-¿El qué?
-Ana, te quiero -soltó de golpe, colocándose delante de ella-. Lo que quiero decir es que me gustas…
Ana no se esperaba que Lucas le fuera a decir eso, y menos en ese momento, por lo que se quedó sin palabras, aunque había conseguido su objetivo: que Lucas se enamorara de ella.
-Ana, ¿quieres salir conmigo? -pregunta tras un largo silencio, temiéndose la peor de las respuestas.
-¡Claro que quiero! -gritó muy contenta y lo besó.
La verdad era que al principio Ana tenía ese objetivo por capricho, también porque le gusta jugar con las personas, pero después dejó de ser un capricho y, realmente, él le empezó a gustar. Ella también se había enamorado poco a poco de ese chico dulce.
Lucas la rodeó por la cintura, ella puso las manos alrededor de su cuello y se besaron de nuevo.
-¿Sabes lo que pensé cuando te vi? -preguntó ella con una sonrisa.
-¿El qué?
-Que ese chico nuevo, alto, moreno de piel, con el pelo corto y moreno, majo, bromista, cariñoso y de ojos marrones claros tenía que ser mi novio.
Invadido por estos y otros recuerdos Lucas sigue preguntándose qué había hecho o dicho para que ella no le conteste, qué ocurría, por qué se comporta así con él.

Sigue escuchando música y al cabo de unas cuantas horas se queda dormido con los auriculares puestos y el iPod encendido.



miércoles, 27 de mayo de 2015

Sinopsis

Tras haber acabado mal con su novia, Lucas debe mudarse a una nueva ciudad, y así, tratará de olvidarla. En su nueva clase conocerá a Alba, May, Tania, Sonia y Álex.

A Lucas le gusta Alba, pero también May, o eso cree, pero no puedes estar enamorado de dos personas a la vez… ¿O sí?... Tendrá que descubrirlo.

Amores, celos, amistad, secretos, obstáculos, mentiras y un accidente que cambiará la vida de todos los adolescentes por completo. ¿Podrán superar todo esto juntos?


Ya disponible en físico en Casa del Libro, El Corte inglés y en cualquier librería, además de en la web de la Editorial Seleer, y en dígital en Google Books. Y si sois de Latinoamérica también podéis comprarlo en físico a través de la web de la editorial.

Además, tenéis disponible el booktrailer del libro.

¡Espero que disfrutéis con él y no olvidéis dejar vuestra opiniones #dulceiners! 😊